viernes, 1 de febrero de 2013

ÉXTASIS EN LA NEBLINA Nº 2: Selección personal de poesía inglesa




Ophelia - John Everett Millais


ESTA VIVA MANO

Esta viva mano hoy cálida y capaz
de ansioso estrechamiento, si estuviera fría
y en el helado silencio de la tumba,
tanto perseguiría tus días y helaría tus noches soñadas,
que desearías que en tu propio corazón se secase la sangre
para que en mis venas volviese a correr la roja vida,
y así te calmases la consciencia. Mírala, aquí está:
hacia ti la extiendo.

John Keats (1795 - 1821)




LLANTO, INÚTIL LLANTO, NO SÉ QUÉ SIGNIFICAS

Llanto, inútil llanto, no sé qué significas,
llanto que de hondo y divino desconsuelo
brotas de mi corazón y anegas mis ojos
cuando contemplan los campos felices del otoño
y recuerdan los días que ya no volverán.

Puro como el primer destello en el velero
que trae a nuestros amigos del abismo,
triste como el último sol que dora al retirarse
al que, con todo lo que amamos, se hunde en el océano;
puros y tristes los días que ya no volverán.

Como auroras, ay, de oscuro estío, extraño y triste
el canto que en duermevela los pájaros dedican
a oídos cansados, como a oídos cansados fatiga
la luz resplandeciente que llega a la ventana;
tristes y extraños los días que ya no volverán.

Amado como los besos recordados tras la muerte
y dulces como esos que creyó que eran suyos
la desesperada fantasía; como el amor hondo,
hondo y salvaje como las penas del primer amor.
¡Oh muerte en vida, los días que ya no volverán!



De "IN MEMORIAN"

                                 L

Permanece a mi lado cuando se apague mi luz
y se arrastre la sangre y mis nervios se alteren
con punzadas dolientes y el corazón enfermo
y las ruedas del ser giren lentamente.

Permanece a mi lado cuando a mi frágil cuerpo
le atormenten dolores que alcanzan la verdad
y el tiempo maníaco siga esparciendo el polvo
y la furiosa vida siga arrojando llamas.

Permanece a mi lado cuando mi fe se seque
y sean los hombres enjambres primaverales
que zumban y cantan y afianzan la vida
y sus minúsculas celdas tejen para la muerte.

Permanece a mi lado cuando vaya apagándome
y puedas señalarme el final de mi lucha
y el atardecer de los días eternos
en el bajo y oscuro borde de la vida.

Alfred Tennyson (1809 - 1892)




MUERTE

Muerte que viniste cuando yo más confiaba
en la segura fe de mi alegría,
ven de nuevo, ¡rama seca del tiempo que nos separas
de la raíz fresca de la eternidad!

Relucían las hojas en las ramas del tiempo,
llenas de savia, cubiertas de rocío.
A su amparo, al anochecer, se reunían los pájaros.
Las abejas rondaban día a día sus flores.

Pasó la tristeza y se llevó esas flores,
con altivez la culpa arrancó sus hojas,
pero del seno de su madre fluía eternamente
la reparadora marea de la vida.

Poco lloré por la alegría ausente,
por el nido vació y la canción callada.
Riéndose de mi tristeza susurró la esperanza:
«No durará mucho el invierno».

Y he aquí que con bendición creciente
cubrió la primavera de belleza a esa rama
y el viento y la lluvia y las caricias del sol
colmaron de gloria su segundo mayo.

Alta crecía; no podía arrancarla ninguna pena alada;
su nuevo resplandor ahuyentaba al pecado.
El amor y su vida la apartaban del mal
y de cualquier año, sí, pero no de ti.

Muerte cruel, ¡las hojas caen y languidecen!
Podría revivirlas el aire de la noche.
Mas no: se burla de mi angustia el sol de la mañana.
¡No debe más el tiempo florecer para mí!

Ven de nuevo: otras ramas puede que nazcan
allí donde se alzó aquel seco arbolillo.
De alimento al menos servirán sus cenizas
a quien le dio la vida, la eternidad.

Emily Brontë (1818 - 1848)





INSOMNIA


Delgadas son las faldas que la noche dejó atrás,
Antes de que el día quiebre el cielo con su crepitar.
Delgados son los jirones del sueño,
Oscilando en el espíritu cansado del viento;
Pero en medio de aquel reposo inquieto
Que desgarra la trama del olvido y el recuerdo,
Mi alma se estira hacia la tuya,
Cada vez más cerca.


Nuestras vidas nunca se unen;
Nuestros pensamientos nunca se distancian,
Aquello que aferra tu corazón al mío,
Parece disolverse en un brillo sombrío.
Esta noche, el Amor ejerce un control total,
Y con deseo y con pesar,
Mi alma se arrastra hacia la tuya,
Cada vez más cerca.


¿Existe un hogar, dónde la pesada Tierra
Se derrita en el aire brillante,
Y dónde el mal no se respire;
Dónde el agua barra el eco de la sed,
Y el fuego sea el reflejo de nuestra fe?
Si la voluntad yace atada al objetivo,
Tal vez allí pueda su esperanza engendrar.
Mi alma, en esta hora desolada,
Se agita hacia la tuya,
Cerca, siempre un poco más.

Dante Gabriel Rosseti (1828 - 1882)




Fisherman at sea - William Turner


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada