jueves, 28 de febrero de 2013

TRES POETAS NORTEAMERICANAS


Foto: Jan Faukner

 
TIEMPO PARA RESPIRAR

                                                   (Adaptado de una prosa poética de Jean-Pierre Burgart)

Anocheceres perdurables, mezclados
uno con otro. Océanos meciéndose
tranquilos, dársenas reflejadas y aquellas
calles indescifrables que
se inscriben en el cielo
más allá de la trayectoria de los vencejos.

Esa frescura, una
y otra vez, el verano
en los pliegues de tu vestido, tela misteriosa.
y en la perturbadora
y suave elegancia de tu cuello.
La misma sombra veraniega
asomando en tus ojos.

La noche parece acabar de repente
en el horizonte. Tal vez nunca
llegue. Tal vez,
renovados por el hálito de estos
primeros días de verano,
dejemos de morir.

Denise Levertov (1923 - 1997)

Traducción: Rosa Lentini y Susan Schreibman






nací con doce dedos
como mi madre y mi hija.
cada una de nosotras
nació llevando extraños guantes negros
bebés con dedos de más asomando por los bordes de las cunas y
bañándose en la leche.
temían que aprendiéramos hechicería
y nos cortaron los portentos
pero nunca comprendieron
la poderosa memoria de los fantasmas.   ahora
cogemos lo que queremos
con dedos invisibles
y nos comunicamos
mi difunta madre    mi hija que está viva    y yo
a través de nuestras terribles y oscuras manos.


Lucille Clifton (1936 - 2010)

Traducción: Rosa Lentini y Susan Schreibman

Foto: http://rosemortem.tumblr.com/






SERVICIO SELECTIVO

Nos levantamos de la nieve donde estuvimos
acostados y llevados por el aire como niños,
desde el dibujo de alas perfectas y trajes de fiesta,
y nos tambaleamos con aliento a vino, hacia la ciudad
donde la gente está construyendo
sus ejércitos de nuevo, pocos años después
de las bolsas de cadáveres, de los incendios. Hay un hombre
al que he llegado a amar después de los treinta, y tenemos
nuestros rituales de café, de aeropuertos, la pena.
Después del amor, fumamos y dormimos
con unas revistas, dos copas
y el colapso negro y blanco de las horas.
¿En qué tiempo vivimos que es tan tarde
para tener chicos? ¿En qué lugar,
que sólo pensamos diversas formas de abandonarlo?
No hay lugar desde hace tiempo
para una tarjeta de servicio selectivo destruida
durante un combate, la prisión que viene luego,
una bandera desgarrada por el viento en su palo
y los muchachos enviados a casa en bolsas de basura.
Les diremos todo. Están en la edad de aprender fracciones.
Les diremos todo sobre las fracciones.
La mitad de nosotros están muertos o callados
o perdidos. Dejen que hablen por sí mismos.
Nosotros nos echamos en los prados y dejamos atrás
los cadáveres de ángeles.

Carolyn Forché (1950)


Traducción:  Jorge Aulicino

Foto:
http://keep-it-kinky.tumblr.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada