lunes, 3 de febrero de 2014

dos poemas: José Emilio Pacheco






EL FUEGO


En la madera que se resuelve en chispa y llamarada,
Luego en silencio y humo que se pierde,
Miraste deshacerse con silencioso estruendo la vida.
Y te preguntas si habrá dado calor,
Si conoció alguna de las formas del fuego,
Si llegó a arder e iluminar con su llama.
De otra manera todo habrá sido en vano.
Humo y ceniza no serán perdonados
Pues no triunfaron contra la oscuridad,
Leña que arde en una estancia desierta
O en una cueva que sólo habitan los muertos.




LOS ELEMENTOS DE LA NOCHE



Bajo el mismo imperio que el verano ha roído 
Se deshacen los días. 
En el último valle 
La destrucción se sacia 
En ciudades vencidas que la ceniza afrenta. 
La lluvia extingue 
El bosque iluminado por el relámpago. 
La noche deja su verano. 
Las palabras se rompen contra el aire. 
Nada se restituye ni devuelve 
El verdor a la tierra calcinada. 
Ni el agua en su destierro sucederá a la fuente 
Ni los huesos del águila volverán por las alas.




José Emilio Pacheco (Ciudad de México, 30 de junio de 1939 – 26 de enero de 2014), fue figura central de la poesía en español del siglo XX y las primeras décadas del XXI. Hasta hoy el escritor mexicano más completo de su generación por su versatilidad, dedicación, reflexión y creación en la poesía, narrativa, divulgación cultural y en traducciones, adaptaciones, guiones teatrales y cinematográficos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada