viernes, 21 de julio de 2017

EDGAR PACOMPIA: 5 poemas de "La Estación de las Moscas"






I. PRELUDIO


una fiesta tiene de todo

                                   POR EJEMPLO

MANZANAS pobladas y algo de VERDURAS al norte
AVES ultimadas por el silencio
CUERPOS al costado del viento
MEMORIAS descalzas
MANOS que desvisten el cielo
                                                                  niños   
                                                                      y
                                                     TORRES de niños

                                                              aterrados
                                                  por el PRÓXIMO VIAJE





V. AVENIDAS


por las MAÑANAS
después de compartir
los insectos       el alcohol     y las carnes
me marcho PRESUROSA al lugar
donde habita mi pequeño
(Equipaje de rápidos viajes)
que a raíz de su LOCURA
luce hoy una espalda REDONDA Y VIDRIOSA

EL PRIMOGÉNITO de la moscarda
tiene de COMETA una libélula celeste
atada al extremo de su ESTERNÓN

SOY una mujer lasciva de sueños tiznados de silencio

algunas piedras errantes abren mis RECUERDOS
algunas aves SURCAN perturbadas cosechas
algunas viejas TAREAS / algunas calaveras rotas o añejas
algunas lluvias nómadas o CURTIDAS
y algunos trozos de carne
CRUDOS    ACECINADOS    ENVEJECIDOS
diluyen la embriaguez de mis pájaros

y todas las mañanas relumbra
LA SEÑORA DE LAS MOSCAS




X. SILENCIOS


mi ciudad
es una plaza en medio de un charco inmaduro
media BALADA MACERADA
que trota por las calles
como una cascada de hedor y melancolía

tiene de todo
                        por ejemplo
                                               UN DÍA MEDIO ABIERTO
                                    CON TAN SOLO 1/8 DE EXISTENCIA
                                                   (Vendaval de sueños)

entre tanto
ALGUIEN llora cerca del parque
ACUSA a todos
                            solamente midieron su VISTA
                                      y su largo cuerpo

se olvidaron 
                       medir
                                   lo ancho
                                                   que puede ser su GENTIL y ardoroso ÚTERO




SÉPTIMO Y ÚLTIMO PARTO (Ocho)


A Valentina Olaguivel


EN MEDIO DE TODAS esta carnes
INICIO a desollar mi cuerpo
a ENROSTRAR MIS CERÚMENES al tiempo

solo me queda
la OBTUSA SONRISA de Mamá Sara
y un pensativo y triste juguete para variar

desde hoy
tu falda SATURADA DE JILGUEROS
serán el sostén de las alegrías

me llevo puesto tus gemidos
Y ME PRENDO DE LA YERBA DE TU ALIENTO

jamás sabré desistir
aunque la sombra de las aves
desordenen mis sueños

AUNQUE TÚ TE HAYAS IDO 
AUNQUE       TÚ       TE      HAYAS       IDO
aunque            tú         te        hayas          ido




XXXII. MAMÁ SARA  


MAMÁ SARA tiene la DISTANCIA  de una sonrisa extensa
en ella habitan todas las ESTACIONES
las que hablan de AMORES
las que narran historias al BORDE

temporales que tienen el privilegio de ATADURAS y verdades
todas ellas sobre y bajo el denso dosel de MIGRAÑAS y olvidos

MAMÁ SARA sabe bien que detrás de sus OJOS
se eriza un POEMA
que regresa RAUDO del olvido
con letra y nombre de HERIDA

aún cuerda
remembra donde habitan los escualos
(Seres mercaderes de la LLUVIA)
los que tienen latitudes exactas / los malsanos

cierta noche MAMÁ SARA tuvo el valor de extirparse el ÚTERO

ella dijo que algunos edificios se iban a caer en su presencia
                             CLARO está
siempre con la SANGRE de algún animal
que se deja morir y dormir al lado de la TIERRA

nadie sabe el lugar exacto donde PERNOCTA la tierra
solamente ELLA

una mañana se dio cuenta de que existen MUCHOS DIOSES
pero ELLA solo le da tiempo a su TIERRA

simplemente le interesa más sentarse en un poyo y disfrutar
de la QUIETUD de las piedras
e incluso hojea la seca pradera
la que guarda OCASOS Y AURORAS

MAMÁ SARA
                            perpetuamente como una retama de lago amarillo
                                                  
                                                   MAMÁ SARA






La estación de las moscas es el primer poemario de Edgar Pacompia (Puno, 1977) y fue publicado por la editorial Rupestre el año 2015 con gran éxito de ventas. Inaugura una nueva etapa en las letras puneñas ya que se su poética se desprende del legado indigenista y vanguardista muy propio de esa tierra. José Luis Ramos Salinas, docente de la UNSA y crítico literario, comentó que el libro construye y a la vez se derruye una ciudad perdida; el escenario de los poemas podría ser cualquier ciudad perdida de este gran mundo en decadencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario